+34 91 747 6766 info@areaseys.com

Llega el último trimestre y muchas empresas empiezan a cerrar la planificación del año que viene. Elaboración de presupuestos, repaso de iniciativas realizadas y tratando de ver qué acciones se pueden desarrollar con unos recursos limitados por naturaleza.

En los tiempos que corren, cada vez resulta más importante saber priorizar y poder medir el impacto económico que dichas iniciativas son capaces de general.

En el último Congreso Mundial sobre Seguridad y Salud, la AISS, presentó un estudio en el que se concluía que invertir en prevención de riesgos laborales es rentable en proporción 1 a 2,2. O así por lo menos lo es para las 300 empresas participantes en dicho estudio.

Métodos tradicionales de planificación basados en una visión excesivamente técnica de la gestión de la seguridad y salud, nos llevarán a dedicar recursos para realizar estudios y propuestas encaminadas a satisfacer al regulador, a la Administración Pública, como si fuera el único promotor de este tipo de políticas.

Un cambio de enfoque puede permitir aportar valor allí dónde es necesario, adoptando en cada momento una visión más acorde a la situación que vive cada empresa. Para ello, adoptar un modelo de relación con stakeholders puede resultar de gran ayuda para apuntalar la gestión preventiva.

Aunque muchas veces, creemos tener claro quiénes son las partes interesadas (clientes, accionistas, empleados, administración pública o proveedores), solemos cometer varios errores a la hora de tener en cuenta nuestra relación con ellos, entre los que destacan:

  1. Suponer que la importancia relativa de cada uno de ellos es inamovible en el tiempo.
  2. No realizar una segmentación en cada uno de los grandes grupos. Por ejemplo, en el caso de los empleados no diferenciar entre alta dirección y staff.
  3. No preguntarnos cómo podemos potenciar nuestra relación con ellos para alinear nuestros objetivos con los suyos y sus propios intereses.

Departamentos de prevención, o afines, han tendido a mantener en primera posición de su ranking de stakeholders al regulador.  En un entorno como el actual, donde el aspecto económico sobrepasa lo social, es donde más debe tenerse en cuenta que apostar por la seguridad y salud puede aportar. Es por ello que debemos apostar por:

    1. Reorganizar nuestro ranking de stakeholders e identificar aquellas acciones que más puedan aportar a fomentar una mayor productividad, y por extensión mejorar la competitividad, desbancando a la administración de esa posición privilegiada.
    2. Una mayor integración de la actividad preventiva, de forma que sea un referente en las empresas. Es decir, que siempre se nos tenga cuenta a la hora de definir procesos, infraestructuras y relaciones con el entorno. La seguridad y la salud no sólo son cuestión de mínimos.

A lo largo de estos años, la gestión de la seguridad y salud ha evolucionado, pero debemos saltar la barrera mental del “requisito legal”. Porque la situación lo requiere. Porque cada organización tiene un grado de madurez diferente. Porque cada actividad tiene riesgos diferentes. Porque debemos aprender a identificar los intereses del  “resto” de stakeholders de los departamentos de prevención. Porque debemos fomentar nuestra vocación de servicio.

Nuestra misión es facilitar el diálogo de la gestión preventiva con respecto a la consecución de los objetivos de la organización, fomentando los cambios de enfoque que sean precisos.

The following two tabs change content below.

Manuel Martín

CEO at AREASeys
Experience in different sectors since +15 years, like IT, consulting, manufacturing, transport/logistic and retail. I'm focused in AREASeys, looking for leading position at OHS solutions. I develope and manage initiatives in order to achieve disruptive innovatios and improvements in the value stream and relationships.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si te gusta este contenido, suscríbete.

¡Te has suscripto satisfactoriamente!

Share This